sábado, 29 de octubre de 2016

APEGO AFECTIVO O
DESORIENTACIÓN EMOCIONAL

Son muchas las personas que se encuentran prisioneras en su propio mundo y en su propia relación, principalmente porque convierten lo que tendría que ser un deseo a un ser querido o a algo en una necesidad, es decir, en algo vital para su supervivencia. Las consecuencias de tal confusión son la infelicidad, vivir en una situación de sometimiento, degradación, tristeza, depresión, sensación de soledad, estrés, autoestima baja, poca auto-valoración, cansancio, indefensión, incapacidad, apego, anulación de su personalidad, etc. Si te identificas presta mucha atención porque puedes estar ante un caso de dependencia emocional:

¿Qué está haciendo mi pareja cuando no está conmigo?; ¿con quién habla tanto por teléfono?; está en línea en el whatsapp y no está hablando conmigo, ¿con quién está conversando?, ¿por qué no me ha escrito?; hace una hora que no me llama, ¿qué estará pasando? Le/a necesito cerca para estar feliz y sentir seguridad… Este problema, puede tener como consecuencia el fracaso de tu relación actual y de las futuras, se compone de varias conductas destructivas que afectan tu autoestima, tu relación de pareja y hasta tu salud. Es importante que identifiques a tiempo este problema y tomes medidas preventivas para los efectos tóxicos de esta conducta. Cuando existe apego afectivo, inevitablemente se presenta un vínculo mental y emocional de carácter obsesivo que domina a ciertas personas. Se genera una creencia irracional de que ese nexo proveerá única y permanentemente placer, seguridad o autorrealización. Léase en voz alta: "permanentemente", como si se tratara de algo indestructible, eterno, inmodificable y profundamente arraigado. Como resultado, quien se apega se convence de que su felicidad solo es posible gracias a la existencia de esa relación estrecha sentimental (adherente o dependiente), de la misma manera, alcanzar sus metas vitales o tener una vida normal y satisfactoria, serán temas inalcanzables fuera de esta unión.

¿Sufres, literalmente, de apego emocional o desorientación sentimental?
1. Se percibe una necesidad imperiosa de estar cerca de la persona amada o de sentir amor la mayor parte del tiempo posible.
2. Incapacidad manifiesta de controlar la compulsión de estar con la persona amada. Se reduce la capacidad de regular la propia conducta y, como consecuencia, se desencadenan acciones compulsivas, viscerales, sin razonamiento.
3. Pese a tener evidencias claras de las consecuencias negativas de amar sin límites, se sigue manteniendo este estilo de vida dependiente y se niega a afrontarlo (mucho menos a reconocerlo). Se cree, erradamente, que no se puede vivir por fuera de esto, que la vida será aún peor (imaginen eso) por fuera de esta situación. Ojos enceguecidos que no ven otra vida posible.

¿Sentiste que Tú podría identificarse con estas señales? Activar el amor propio es el primer paso hacia cualquier tipo de crecimiento psicológico y mejoramiento personal. Fortalecer el amor propio y la dignidad es el camino más cercano a la seguridad en ti, dándole paso al crecimiento positivo en todos los aspectos de tu vida. Comprender lo que es el "buen amor" y el "mal amor", permitiéndote descubrir los motivos por los que transformas absurdamente el amor en Sufrimiento.

A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros.

Soy Coach Personal, Psicoterapeuta Emocional, Terapeuta Gestalt y Counceling y consultora. Si necesitas hablar con alguien cualificado aquí estoy YO para Ayudarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario